Contacto

Use nuestro formulario de contacto para cualquier tipo de consulta o visite nuestros foros.

Nuestro sitio

¿Desea conocer mejor nuestro sitio?

No somos una página comercial y por lo tanto, no hacemos negocio alguno con ella, tampoco hacemos investigaciones a título particular ni heráldicas ni genealógicas.

En redes sociales :

Elorriaga - Ereza

Elorriaga

 

Vascuence, de Bilbao (Vizcaya)

Muy extendido por las Vascongadas. Probó su nobleza en las Órdenes de Santiago y Alcántara, en la Real Chancillería de Valladolid y en las Juntas del Señorío de Vizcaya.

 

Armas

 

1.- Trae por armas: De oro, un rosal de sinople con rosas de gules y un lobo pasante de sable, al pie del mismo.

2.- Otros traen: De gules, un espino de su color, perfilado de oro, y un lebrel de plata atado a él.

3.- Otros traen: Cortado, 1º de azur, tres estrellas de oro mal ordenadas; y 2º de gules, un espino al natural, perfilado de oro, y un lebrel de plata atado a él. Bordura general de oro.

4.- Los de Oñate traen: Cortado, 1º de oro, un lobo de sable surmontado de una estrella de azur; y 2º de sinople, tres veneras de plata mal ordenadas.
5.- Los de Vitoria traen: De oro, un árbol de sinople, acompañado de tres estrellas de azur, una en lo alto y las otras dos a los lados.
6.- Otros traen: De azur, una herradura de plata; en jefe, dos estrellas del mismo metal.

Elorrieta

 

Vasco, del partido judicial de Durango (Vizcaya).

 

Armas

 

1.- De oro, un árbol de sinople y un lebrel de plata, collarado de gules, y atado a su tronco con una cadena de plata. Bordura de plata con doce roeles de azur.

2.- Los de Uribe traen: Escudo cuartelado, 1º y 4º de oro, un árbol de sinople; y 2º y 3º de plata, un lobo andante de sable.

Elósegui

 

Guipuzcoano.

 

Armas

 

Trae en campo de azur, un lobo andante de sable. Bordura dentellada de oro.

Elosu

 

Linaje vascuence.

Probó su nobleza en la Orden de Calatrava.

 

Armas

 

De oro, un roble de sinople y un jabalí de sable empinado a su tronco.

Elusa

 

Linaje guipuzcoano, de Anzuola, en el partido judicial de Vergara.

 

Armas

 

Escudo cuartelado, 1º y 4º de oro, un roble de sinople y un jabalí de sable al pie del tronco; y 2º y 3º de azur, un lucero de oro.

Emperador

 

Linaje aragonés, con casas solares en Las Cuevas de Cañart, sus dueños Johan Emperador, Uxor Jayme Emperador, Domingo Emperador, Miguel Emperador, Johan Emperador y Johan Emperador, y en Peñarroya de Tastavins (ambas de Teruel), su dueño Jayme Emperador, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

Miguel Emperador fur vecino de Villafamés (Castellón) en 1379. Jachme Emperador fue vecino de Olocau del Rey (Castellón) en 1396.

 

Armas

 

1.- En campo de plata, dos jabalíes, andantes, de sable, puestos en palo. Bordura de gules con ocho aspas, de oro.

2.- Los radicados en Valencia usan: En campo de gules, un trono de oro, con un Emperador sentado, de su color.

3.- En campo de oro, dos jabalíes, andantes, de sable, puestos en palo. Bordura de gules con ocho aspas, de oro.

 

Complemento de información de estos linajes por cortesía de blasonari.net

Encabo

 

Linaje de origen castellano, de Soria.

 

Armas

 

En campo de gules, un capullo de seda, de oro.

Encina, Encinas

 

Castellano, de Santander, hoy región de Cantabria, muy extendido por toda la península.

Sus casas solariegas más primitivas se asientan en las montañas de Santander.

 

Armas

 

1.- Sus armas primitivas traen : En campo de gules, tres mazas de sable puestas en faja.

2.- En campo de oro, una encina de sinople frutada de oro y dos lebreles de sable manchados de plata, al pie del tronco encontrados y atados al árbol con traílla de gules. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

Enciso, Ximénez-Enciso

 

Riojano. Del lugar de su nombre, partido judicial de Alfaro (La Rioja), descendiente de Garci Jiménez, Rey de Navarra. Una rama pasó a Andalucía, donde se apellidó Ximénez-Enciso.

 

Armas

 

Escudo cuartelado: 1.° y 4.°, en campo de plata, un jabalí de sable, y 2.° y 3.°, en campo de gules, un castillo de oro.

Enrich

 

Linaje originario de Cataluña.

 

Armas

 

En campo de plata, dos aguiletas de sable.

Enríquez, Henríquez

 

Apellido patronímico, derivado del nombre propio de Enrique, por lo que, como en todos los de su clase, no tienen relación alguna entre sí las diversas ramas que lo ostentan.

Los Enríquez de Navarra proceden del Infante D. Enrique, tutor de D. Fernando IV, "el Emplazado"; los de Castilla, del maestre de Santiago D. Fabrique, hijo de D. Alfonso XI, esta misma ascendencia tienen los Enríquez de Almansa. Los Enríquez de Guzmán, Enríquez de Ribera y Enríquez de Noroña, todas estas ramas, y otras de los Enríquez, probaron su nobleza, en diferentes épocas, en las diferentes Órdenes Militares.

Alfonso I Enríquez, de nacionalidad portuguesa (1111-1185), fue hijo de Enrique de Borgoña y de Teresa de Castilla; accedió al trono portugués en 1139 tras vencer a los musulmanes en la batalla de Ourique, siendo reconocido por las Cortes de Lamego en 1142 y por el emperador Alfonso VII. Un año más tarde. Conquistó y anexionó las ciudades de Lisboa (1147) y Évora (1169). Se enfrentó al reino de León, cayendo prisionero tras el sitio de Badajoz y siendo obligado a devolver a Fernando II los territorios conquistados. Tomó grandes extensiones a los musulmanes, a quienes venció en la batalla de Santarem (1184).

Para algunos, este linaje viene de una Casa Real, y lo comentan de la siguiente forma: "Se trata del Infante D. Enrique, hijo del rey Fernando III, "el Santo". Se cuenta que, perseguido por su hermano, el rey Alfonso X "el Sabio", y habiendo solicitado asilo al rey D. Jaime II, de Aragón, este se lo negó por ser suegro de D. Alfonso, por lo cual, al Infante, no le quedó más remedio que pasar a África donde fue muy bien recibido por el rey de Túnez que estaba en guerra con algunos pueblos vecinos. Allí, las hazañas y los hechos heroicos del infante D. Enrique, fueron de tal altura que, como siempre suele ocurrir, despertaron la envidia hacia él por los mismos moros a cuyo favor combatía que vieron en él un peligro, sabiendo, la alta estima en que lo tenía su rey. Crueles e implacables enemigos se unieron en contra suya, buscando su perdición por los medios que fuese, con tal de eliminarlo. Contribuía, además, a su forma de proceder, el hecho de que el Infante era cristiano lo que, lógicamente, en unos fanáticos como ellos, fieles seguidores del profeta Mahoma, despertaba, aún más, su odio por infiel. Por tanto, conspiraron en contra suya con tanto ardor y saña que acabaron convenciendo al rey de Túnez que aquel hombre era un peligro y que además, si continuaba protegiéndole, incurriría en las iras del Profeta y de los santones que también se dieron en aconsejar la muerte del infiel. El rey acabó, finalmente, por dar su consentimiento para que el Infante D. Enrique fuera muerto. Pero no deseaban que esta fuera una muerte rápida, sino que querían verlo padecer, por lo que idearon darle un final cruel. Este consistió en soltarle dos fieros leones para que lo despedazaran y como deseaban verlo combatir, le dieron una espada. Fue más que suficiente para que D. Enrique luchara con tanto valor que mató a uno de los leones y el otro huyó amedrentado. Después, como premio a su valentía, el rey de Túnez lo dejó libre para que regresara a su patria, si este era su deseo. Por eso, en memoria de este suceso, el infante puso en sus armas dos leones sin corona, para diferenciarlos de los de León que están coronados".

Se deduce de todo lo que antecede, que nada se consigue para esclarecer el origen del linaje Enríquez o Henríquez con utilizar una leyenda que solo merece ser reproducida a título de curiosidad, y conviene tener en cuenta que el apellido que nos ocupa, muy difundido por España desde tiempos antiguos, tuvo en diversas regiones solares de origen distinto, sin vinculo de procedencia, ni de parentesco entre ellos.

Enrique Enríquez de Mendoza, fue I Conde de Alba de Aliste y Grande de España, título que se le otorgó con fecha 8 de agosto de 1459 (este título lo ostenta en la actualidad Dña. María de la Concepción Martorell y Castillejo). Contaba por ascendencia materna con la nobilísima sangre de los Ayala y Mendoza, emparentado por ella con la más alta nobleza castellana del siglo XV. Por parte paterna, procedía de los reyes de Castilla, ya que era biznieto de Alfonso XI, pero por su abuela paterna tenía sangre judía. Paloma, que así se llamaba, era natural de la Sevillana Guadalcanal y su padre Alonso fue quién tomó el apellido Enríquez, en agradecimiento a su tío Enrique II, que le repuso en sus dignidades. La belleza de la joven Paloma ha sido relatada en las más diversas crónicas. De estos Enríquez, que no han de confundirse con la saga de Salamanca, desciende también Dña. Juana Enríquez de Córdoba, reina de Aragón, madre de Fernando el Católico y prima del segundo conde de Alba de Aliste. Además, varias hijas de D. Alonso Enríquez dejaron descendencia en muchas de las más nobles casas de Castilla.

El VIII duque de Medinaceli, Juan Francisco Tomás de la Cerda y Enríquez (1637-1691), fue nombrado primer ministro por Carlos II a la muerte de D. Juan José de Austria. Inició una política económica de claro carácter reformista, desarrollada a través de la Junta de Comercio y Moneda. La devaluación monetaria que puso en marcha llevó al colapso de precios y al acaparamiento de granos lo que provocó indirectamente diversas bancarrotas. El estallido de motines en varias ciudades y la pésima actuación militar en la guerra con la Francia de Luis XIV -finalizada con la Paz de Basilea de 1684- motivó el abandono del gobierno por parte del duque y la retirada a su casa de Guadalajara donde vivió separado del poder hasta su muerte. El matrimonio de Juan Francisco Tomás con Catalina de Aragón, duquesa de Segorbe, Cardona y Lerma entre otros títulos, motivó el enriquecimiento y engrandecimiento de la casa de Medinaceli, títulos que pasarían a su hijo el IX duque.

 

Armas

 

1.- Los de Castilla: Escudo mantelado: 1º, y 2º, de gules, con un castillo, de oro, aclarado de azur, y el mantel, de plata, con un león rampante, de gules.

2.- Otros de Castilla: Escudo mantelado: 1º, y 2º, de gules, con un castillo, de oro, aclarado de azur, y el mantel, de plata, con un león rampante, de púrpura.

3.- Los de Navarra: Escudo partido: 1º, de gules, con las cadenas de oro de Navarra, y 2º, de plata, con un león rampante, de azur.

4.- Algunos de Cataluña: Escudo cortado: 1º, de plata, con dos leones rampantes, de gules, enfrentados, y 2º, de gules, con un castillo de oro, aclarado de azur.

5.- Otros, según Vicente de Cadenas y Vicent: En campo de oro, una cruz potenzada y repotenzada, de gules.

6.- Los Enríquez de Sevilla traen: Escudo cuartelado en sotuer: 1º, y 4º, de gules, con un castillo de oro, y 2º, y 3º, de plata, con un león rampante de gules. Así las describe también Argote de Molina.

7.- Los Enríquez de Sevilla, de Cádiz y sus líneas, usaron esas mismas armas anteriores, pero en escudo cuartelado en cruz y acrecentado con una bordura de azur cargada en cada uno de sus costados de una llave de oro. Con la inclusión de las llaves, parece que se quiere significar que el fundador de esta familia presenció la entrega que el rey moro hizo de las llaves de la ciudad de Sevilla al monarca Fernando III “el Santo”.

 

Complemento de información de estos linajes por cortesía de blasonari.net

Enseña

 

Originario de Navarra.

 

Armas

 

Trae escudo jaquelado de plata y sable.

Entenza

 

Las antiguas crónicas del reino de Aragón mencionan entre los linajes de mas alta alcurnia, por las hazañas que sus caballeros realizaron en el imperio griego de Oriente y en la reconquista de España, el nobilísimo apellido de Entenza, emparentado con los Reyes de Aragón y con familias muy principales del reino de Valencia, a donde pasó con el Rey don Jaime I “el Conquistador”.
Por el año de 1060, en los albores de la reconquista aragonesa, habitó en ls montañas de Ribagorza y de Pallás un poderoso caballero, que se llamaba.
I. Arnal Mir, hijo de Mir, o Myr, que obtuvo grandes victorias sobre los moros, ganando numerosos castillos, entre ellos el d pager, sito en los confines del antiguo Condado de Urgel. Se apoderó asimismo el citado caballero de todo el territorio comprendido entre los ríos Noguera-Pallaresa y Noguera-Ribagorzana, y desde el castillo de Santa Liciana hasta la cumbre de Monsech.
Este mismo caballero Mir, o Myr, cuyo apellido revela su origen godo, fundó en el año de 1068 la Abadía de San Pedro de Ager y era ya Señor de muchos castillos y villas en los Condados de Urgel, Pallás y Ribagorza. Se unió en matrimonio con doña Lucia, hermana de doña Almodis, Condesa de Barcelona y procrearon estos hijos:
1.º El Conde Artal Myr, que heredó a su padre, pero murió sin dejar sucesión.
2.º Othón de Pallás y Guillén, que tampoco tuvo sucesión.
3.º Valentia, esposa de Ramón, Conde de Pallás (hijo de otro conde Ramón y nieto del Conde Suniario), del que tuvo, entre otros hijos, uno, que se llamó.
a) Arnal Myr, que volveremos a citar, y
4.º Lezgardiz, que contrajo matrimonio con Ponce de Cabrera, Vizconde de Cabrera, naciendo de esta unión:
a) Guerao de Cabrera, que volveremos a nombrar, y
b) El Conde Ponce de Cabrera, Mayordomo mayor del Emperador don Alfonso VII.
Concretándonos en este lugar al linaje que ahora nos ocupa, añadiremos que el primer Arnal Myor dividió el Condado de Pállás entre sus dos hijos varones Artal y Othón, ya citados, pero como murieron sin sucesión, repartió entonces el padre sus villas y castillos entre sus nietos Arnal Myr (hijo de Valentia y de Ramón de Palläs) y Guerao de Cabrera (hijo primogénito de Lezgardiz y de Ponce de Cabrera, Vizconde de Cabrera), que heredó el Vizcondado de Ager.
Algunos de los hijos de esos nietos, sobre todo del primero, debió casar con una hija de los Señores de Entenza, que habitaban el castillo de este nombre en Ribagorza, puesto que en el sitio de Zaragoza, llevado a cabo por el Rey don Alfonso I de Aragón en el año 1118, aparece Pedro Myr de Entenza entre los Ricoshombres que acompañaban con sus huestes al citado Monarca.

Antes de pasar a resañar la Casa de Ricoshombres de Entenza queremos recoger, aunque no sea mas que a título de curiosidad, la filiación que en su “Nobiliario de Aragón”, da el Canónigo Pedro Vitales del linaje que nos ocupa. Dice así:
El linaje de Entenza desciende de
I. Vifredo, Señor del castillo de Arria, en el territorio de Conflent, en los límites del Condado de Cerdeña, y Conde de Barcelona, por los años de 850. Dejó un hijo, llamado
II. Vifredo, segundo del nombre, Conde de Barcelona, que casó con una hija de Baldovino, primer Conde de Flandes, llamada doña Guinidilda, y en ella procreó a
1.º Sinifredo, que sigue.
2.º Miguel, Conde de Barcelona.
3.º Rodolfo, Obispo de Urgel, y
4.º Vifredo, que murió envenenado.
III. El mayor, Sinifredo, fue Conde de Urgel en 922 y contrajo matrimonio con doña Richilde, de la que tuvo a
IV. Bordo, Conde de Barcelona y Urgel, que engendró a
V. Lobo, Conde de Pallás y padre de
VI. Suniario, Conde de Pallás, casado con doña Tenda (hija de Vifredo, Conde de Ribagorza), a la que hizo madre de
VII. Ramón, padre de otro
VIII. Ramón, esposo de doña Valentia (hija de Arnal Mir), en la que procreó a
1.º Arnal Mir, y
2.º Pedro Mir de Entenza, que sigue.
IX. Este Pedro Mir de Entenza acompañó en 1114 al Rey don Alfonso I de Aragón en sus salidas contra los moros y (confirmando lo que antes hemos indicado) se halló con el mismo Monarca en el sitio de Zaragoza. Hasta aquí, la filiación del Canónigo Pedro Vitales.

Entenza era un castillo que se alzaba en las montañas de Ribagorza y que venía poseyendo un reyerzuelo moro. Conquistado por los cristianos (dice una tradición, que Pedro Vitales califica de falsa, y que nosotros recogemos como mero detalle informativo), dicho reyerzuelo se convirtió al cristianismo, según afirma Pedro Tomich, y el Rey aragonés le devolvió en honor el castillo para él y sus sucesores, que desde entonces se llamaron de Entenza.
Otros cronistas dicen que lo que antecede es mera leyenda y que el castillo fue dado al caballero que mandaba las tropas asaltantes y que pertenecía al linaje catalán de Mir, a cuyo apellido añadieron el de Entenza. Sea de ello lo que quiera, lo históricamente comprobado es que los Ricoshombres poseedores del castillo de Entenza eran de los mas poderosos de Aragón en el siglo XI. Uno de ellos asistió al sitio de Barbastro, de cuyo castillo fueron Señores y de una calle entera, llamada de Fustería.
Investigaciones modernas han demostrado que, en efecto, una señora de la casa de Entenza casó con Pedro Mir, de los Condes de Pallás, y fueron padres de Pedro Mir, de Entenza, ya citado, que asistió al cerco de la ciudad de Zaragoza.
En diversos documentos del tiempo del Rey don Ramiro, “el Monje”, y en especial en los referentes al matrimonio de la Princesa doña Petronila con el Conde de Barcelona Ramón Berenguer, que dio por resultado la unión del reino de Aragón con Cataluña, aparecen los Entenza confirmando con los demás Ricoshombres en el año de 1137, entre otros, Pedro Mirón de Entenza y Gombal de Entenza, que debía ser el jefe de la familia Entenza. En el mismo año de 1137 aparece acompañando al Conde Barcelona en su viaje a Castilla Baernaldo Guillén de Entenza.
Dada la costumbre que tenían los ricoshombres, lo mismo que los Reyes, de dividir entre sus hijos sus estados, aparecen claramente tres ramas de la familia Entenza: la de Berenguer de Entenza, la de Bernardo Guillén de Entenza y la de Pedro Mir de Entenza. Solo subsistieron las dos primeras.

 

RAMA PRIMOGENITA


Barones de Entenza

I. Berenguer de Entenza, primer Barón de Entenza, cuyo solar radicaba en el Condado de Ribagorza, asistió con el Rey don Sancho Ramírez al sitio y toma de Barbastro en 1065, y por su valeroso comportamiento le concedió el citado Monarca el castillo de la ciudad y la Morería. Dejó varios hijos varones y hembras, pero aquí solo citaremos a
1.º Gombal de Entenza, que sigue, y
2.º Sibila de Entenza, que volveremos a nombrar.
II. Gombal de Entenza, que floreció en 1096, fue segundo Barón de Entenza, asistió al sitio de Huesca, y habiéndose perdido Basrbastro lo recuperó. Precreó a
II. Berenguer de Entenza, segundo del nombre y tercer Barón de Entenza. Nació en 1114, y procreó estos dos hijos:
1.º Berenguer de Entenza, terecero del nombre, que sigue, y
2.º Bernardo de Entenza, que creó la segunda rama
IV. El mayor, Berenguer de Entenza, tercero del nombre y cuarto Barón de Entenza, fue también Ricohombre y aparece confirmando, como testigo, una donación hecha por el Rey don Alfonso II a la iglesia del Monasterio de Roda, en el Condado de Ribagorza. Contrajo matrimonio con una hija de don Ferriz de Lizana, llamada doña Ermesenda, y dejó por hijo a
V. Bernardo de Entenza, que fue quinto Barón de Entenzay poseyó la villa, hoy ciudad, de Teruel, por merced del Rey don Alfonso II, en 1171, villa que había fundado el mismo Monarca al poblar las riberas del Guadalquivir. En el año d e1205 aparece casado este caballero con doña Ermengarda Polo (hija de Guillén Polo, caballero de solar conocido en Teruel), y de esta unión nacieron dos hijos:
1.º Berenguer de Entenza, cuarto del nombre, que sigue, y
2.º Gombal de Entenza, esposo de doña Elvira de Luesia, y ambos padres de
a) Teresa de Entenza, que, en unión de sus padres, cedió al Monasterio de Roda toda la heredad que poseía en la villa de Codo. La volveremos a citar.
VI. El mayor, Berenguer de Entenza, cuarto del nombre y sexto Barón de Entenza, acompañó con numerosos vasallos suyos al Rey don Jaime I de Aragón en la conquista del reino de Valencia y estuvo en el sitio y toma de Burriana y en el campamento establecido en el Puig. Era el segundo caudillo de las tropas combatientes, pues el primer puesto lo ocupó su pariente Bernardo Guillén de Entenza (que pertenecía a la segunda rama de este linaje), tío del Monarca; pero a la muerte de aquel tomó en 1238 el supremo mando de las huestes sitiadoras de Valencia.
Conquistada esta ciudad, el Rey le dio el gobierno de ella y la Baronía de Chiva. Se sabe que en el año d e1289 era Señor de Mora y de Falset. Casó en el mes de Mayo d e1230 con doña Guillermo de Luesia, hermana de su cuñada doña Elvira de Luesia, y procrearon estos hijos:
1.º Berenguer de Entenza, quinto del nombre, que sigue, y
2.º N. de Entenza,
VII. Berenguer de Entenza, quinto del nombre, fue séptimo Barón de Entenza y el caudillo de los almogávares aragoneses y catalanes, que marcharon a la isla de Sicilia en socorro del Rey don Fadrique: Una vez cumplida su misión, conoció a Roger de Bríndez, llamado también Roger de Flor, esforzado Capitán. El Emperador Andrónico pidió auxilio a estos dos caballeros, y reuniendo su huestes, partieron: Roger de Flor, para Constantinopla, en 1303,y al poco tiempo, Berenguer de Entenza, con 300 jinetes y 1.000 almogáraves aragoneses y catalanes para la misma antigua Bizancio, donde fue recibido por el Emperador Andrónico, que le nombró Megaduque, que era la más alta dignidad. A consecuencia del asesinato de Roger de Flor y de muchos de sus compañeros, renunció Berenguer de Entenza su dignidad de Megaduque, se fortificó con sus almogávares en Galípoli y atacó a las tropas de Andróncio, a las que derrotó. Murió asesinado por el caballero catalán Rocafort, que quiso sustituirle.

 

Amas

 

1- Las primitivas fueron: De gules, sin figura alguna.
2.- Don Berenguer de Entenza, que asistió a la conquista del reino y ciudad de Valencia, acrecentó esas armas en el siguiente escudo partido: 1.º, de oro, y 2.º, de gules, ambos sin empresa alguna.
3.- Al casarse doña Jusiana de Entenza con Bernardo Guillén (hijo del Señor de Montpeller y tío del Rey don Jaime I) adoptó dicho don Bernardo el apellido y las armas de Entenza, pero acrecentando también las primitiva de este linaje con las de su casa de Montpeller en el siguiente escudo cuartelado: 1.º y 4.º, de plata, con tres palos de gules, que son de Montpeller, y 2.º y 3.º, de gules, sin figuras, que son de Entenza.
Esos dos últimos escudos los ostentaron diversas ramas del linaje en Aragón y Valencia.
4.- Además usaron en esas regiones y en Cataluña este otro: De oro, con el jefe de sable.
5.-También trajeron algunos Entenza el siguiente: De oro, con ocho escudetes, de gules, con cuatro palos de oro, puestos en situación de orla, y bordura de azur, con cuatro bezantes de oro y cuatro campanas del mismo metal, alternando.
Finalmente diremos que las armas de Entenza fueron cuarteladas, por entronque, con las de Gombal y las de Berenguer.

6.- Nota: Vicente de Cadenas y Vicent cita a unos Entenza, radicados en La Habana (Cuba), sin ninguna relación genealógica con los citados anteriormente y con un escudo de armas que tampoco tiene nada en común con ellos: Cuartelado: 1º y 4º, en azur, cinco lises, de oro, puestas en aspa, y 2º y 3º, en oro, un lobo pasante, de sable.

 

Bibliografía


- Diccionario Heráldico y Genealógico de Apellidos Españoles y Americanos, por Alberto y Arturo García Carrafa. Tomo 29, Páginas 87 y siguientes.
- Nobiliario Español, Diccionario Heráldico de Apellidos Españoles, por Julio de Atienza. Editorial Aguilar – 1959. Página 354.
- Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España, por Fernando González–Dória. Editorial Bitácora. Página 525.
- Heraldario Español Europeo y Americano, por Vicente de Cadenas y Vicent. Editorial Hidalguía, 1994. Tomo I, Página 159.

Cortesía de D. Antonio Sánchez Sánchez

Entralgo

 

Astur, del concejo de Laviana.

 

Armas

 

Una rama pasó a Andalucía. En campo de gules, un castillo de oro y a su puerta un lebrel al natural.

Entrena

 

Apellido de origen andaluz, de la villa de Montefrío, partido judicial de
su nombre en la provincia de Granada.

 

Armas

 

En campo de azur, un guerrero de plata, afrontado y luchando con un oso alzado de sable.

Epelde

 

De origen vasco. De Azcoitia (Guipúzcoa).

 

Armas

 

Escudo partido, 1º de plata, tres bandas de gules y , brochante dobre el todo, un lambel de sable de tres piezas; y 2º de oro, dos vacas de gules paciendo en un prado de sinople, puestas en palo.

Erauscain

 

Guipuzcoano.

 

Armas

 

En campo de gules, un árbol (endrina) rodeado de una cadena puesta en orla.

Erausquin

 

Linaje vizcaíno, que tuvo su casa solar en la Anteiglesia de Aracaldo, del partido judicial de Durango (Vizcaya).

 

Armas

 

1.- De gules, con una cruz tudesca de oro a todo trance. Bordura de plata con ocho veneras de gules. Lleva por divisa la leyenda "Emen jaio da eta emen il" (en vasco unificado sería "Hemen jaio da eta hemen hil", que significa "Aquí nació y aquí murió") en letras de oro sobre un volante de gules.

2.- Otros traen: Escudo cortado, 1º de oro, un león rampante de gules; y 2º de azur, una venera de plata.

Ercilla

 

De origen cántabro.

 

Armas

 

De gules, una banda de oro engolada de dragantes del mismo metal. Bordura de sinople con ocho aspas de oro.

Eregui

 

Originario de Vasconia.

 

Armas

 

Escudo de gules pleno. Bordura componada de plata y gules.

Ereño

 

Vascuence.

 

Armas

 

Trae en campo de plata, un árbol de laurel de sinople y dos lobos pasantes de sable atravesados al pie del tronco.

Ereza

 

Vasco.

 

Armas

 

Trae en campo de oro, una faja de gules cargada con dos flores de lis de oro.